miércoles, 5 de junio de 2013

Utensilios de Cocina que no te puedes perder

Si el mundo de la decoración de un restaurante o del hogar es todo un misterio, aún lo es más el mundo interior de las cocinas. Los utensilios de cocina son incontables. Su número no depende de la perfección del usuario sino de lo las rarezas que el usuario tenga al cocinar, de su cultura culinaria o de su destreza en la sala de máquinas de todos los estómagos.

Los utensilios de cocina van desde las ollas hasta los cuchillos, desde las batidoras a los cucharones, desde los robots de cocina hasta los abrelatas, pasando por espumaderas, cazos, cafeteras, tenazas, cascanueces, abreostras, raseras, mangas pasteleras, pinceles, sartenes, woks, escurridores, abrebotellas, pela ajos, y un sin fin de objetos variopintos y con utilidades diferentes.

Los utensilios de cocina pueden decorar, pueden agilizar tu trabajo diario, amenizar tus comidas caseras, pueden hacerte disfrutar sinceramente de pasar un buen rato en la cocina. Pero también pueden convertirse en tu peor pesadilla si no eres ducho en este campo. Puedes volverte loco intentando averiguar para qué es cada cosa si no tienes a alguien al lado experto en la materia. Los colores y los materiales con los que están fabricados han de ser siempre de la mejor calidad posible, teniendo en cuenta que todo lo que toquemos con ellos acabará yendo a la boca de alguien, sino la de uno mismo. El acero, el plástico, la porcelana, el hierro fundido, el cristal templado, telas especiales, siliconas, todo ha de estar homologado y bajo un estricto control de fabricación, para que todo sea higiénico y no se convierta en algo tóxico o peligroso para la salud humana. Los mejores utensilios los encontrarás siempre en lancaria, una tienda online de menaje de cocina y utensilios qu no te podrás perder.

Los utensilios de cocina crean un mundo propio y diferente, un mundo de color y metales brillantes o mates, un mundo de creatividad y mimo que llena las mentes de muchos y la tripa de todos, un mundo en el que, a veces, no son necesarias ni las palabras, sino la imaginación y la originalidad, la paciencia y destreza, el esmero y la profesionalidad, la higiene y, sobre todo, aunque sea sólo un poco, de locura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.